domingo, 10 de diciembre de 2017

La mayoría soberanista se aleja, y Cs, ERC y JxCat se disputan la victoria



Avance del PSC y caída de la CUP que deja al independentismo en 66 o 67 escaños



  Carles Castro, Barcelona Las expectativas de participación podrían ofrecer una fotografía electoral inédita de Catalunya el próximo 21 de diciembre. Por primera vez desde 1984, los partidos nacionalistas (ahora soberanistas) corren el riesgo de sumar menos de la mitad de los escaños del Parlament. El último sondeo de GAD3 para La Vanguardia, realizado entre los días 4 y 7 de diciembre, ofrece tres conclusiones relevantes.

 La primera, una participación récord que podría alcanzar al 82% el electorado; la segunda, la probable pérdida de la mayoría absoluta del soberanismo (con una horquilla de escaños entre 66 y 67, uno o dos por debajo de los 68), y la tercera, una apretada pugna por la primera plaza entre Ciutadans, Esquerra y un emergente Junts per Catalunya. 

 Visto en detalle, el retroceso del soberanismo se explica, sobre todo, por la caída de la CUP, que perdería la mitad de los 10 escaños actuales, mientras que los exsocios de Junts pel Sí (ERC y la reformulada lista del PDECat con Puigdemont a la cabeza) se limitarían a reeditar el voto del 2015: un 39,6% y 62 escaños entonces, y un 39,7% y 61 o 62 diputados ahora. En conjunto, el voto soberanista sumaría menos del 45% de las papeletas, tres puntos menos que hace dos años.

Sondeo GAD3 diciembre 2017 (Clara Penín)

  El grueso de las pérdidas de la CUP se iría a Esquerra, mientras que los anticapitalistas retendrían poco más de la mitad de sus votantes de hace dos años. Sin embargo, lo más significativo dentro del bloque soberanista es la ascensión de JxCat, que duplica el porcentaje y el cómputo de escaños que obtenía el PDECat hace apenas un mes. La virtual huida hacia delante de Carles Puigdemont y la amalgama de símbolos y emociones que ha asociado a su figura le ha permitido alcanzar prácticamente a ERC (la distancia es de apenas tres puntos), cuyo candidato, todavía en prisión, es el líder mejor valorado, aunque no el presidenciable preferido.

 El otro dato trascendental, más allá de una correlación entre ambos bloques que mantiene a los comunes como posibles árbitros en el futuro Parlament, es la expectativa de que Ciutadans se convierta en la primera fuerza, si no en escaños. sí en votos. Según el sondeo de GAD3, el pelotón de cabeza lo compone un abigarrado trío, en el que destaca Cs con más del 23% de los votos y hasta 31 escaños, seguido de ERC (21,5% y hasta 32 diputados) y, a corta distancia, JxCat, con más del 18% de los sufragios y 30 escaños. 

 Cs sumaría 31 escaños con el 23% del voto; ERC,31 o 32, con el 21% y JxCat, 30 con el 18% 

Un pequeño reequilibrio entre las dos formaciones soberanistas podría situar a Cs como primera fuerza en el Parlament, aunque también cabe la posibilidad de que la pugna entre ERC y JxCat registre una decantación más acentuada.

 En este sentido, el tiempo que queda de campaña podría llevar a los votantes soberanistas indecisos a inclinarse por la candidatura de Puigdemont, hasta el punto de convertirla en la más votada, aunque las opciones de Esquerra se sostienen sobre unos trasvases (desde la CUP o los comunes) que apenas existen en el caso del PDECat. 

El escenario electoral registraría, sin embargo, otros cambios con relación al desenlace del 2015. Así, la cuarta posición la ocuparía un reforzado PSC (que ganaría cuatro puntos y hasta seis escaños), aunque sus opciones de mejorar ese pronóstico se enfrentan a la inédita fortaleza de Cs. De hecho, la candidatura de Arrimadas sigue captando exvotantes socialistas, aunque su caladero principal se sitúa en el PP. Un 45% de los votantes populares en las autonómicas del 2015 apoyará ahora a Cs. Ese trasvase dejaría a los populares con hasta tres diputados menos. 

Cs, PSC y PP reunirían 61 escaños, y ni siquiera un cuatripartito de izquierdas llegaría a 68 

 Un retroceso similar sufriría la candidatura de CatComú, que retendría 8 de los 11 escaños que obtuvo en el 2015. Esa cifra otorgaría a los comunes una incómoda llave en la Cámara, ya que sólo podría decidir dos mayorías: con el independentismo si este espacio suma menos de 68 escaños, o con el constitucionalismo, que podría reunir hasta 61 diputados. Un improbable tripartito de izquierda (con ERC y PSC), en cambio, no sumaría más de 62 diputados (y sólo 67 con la CUP). Territorialmente, Ciutadans se impondría en las provincias de Barcelona y Tarragona, mientras que ERC y JxCat pugnan por la primera plaza en Girona y Lleida. 

 Finalmente, la valoración de líderes completa la radiografía electoral, ya que refleja de algún modo las pulsiones de los votantes. Así, el político mejor valorado (aunque por debajo del aprobado) es Oriol Junqueras, que supera en tres décimas a Puigdemont gracias a su mejor nota entre los votantes de la CUP y los comunes. 

Tras ellos, Domènech se impone por la mínima a Iceta merced a la muy superior valoración del primero entre el votante soberanista. Y, por último, la puntuación de Arrimadas destaca por dos razones: es similar entre sus votantes (7,7) a la que obtienen Junqueras (7,9) y Puigdemont (7,8) entre los suyos, y, además, el 6,8 que cosecha entre los electores del PP supera al 5,8 que estos otorgan a su candidato, García Albiol.

DON JUAN: LA UNIDAD DESGARRADA

 
Citas, comentarios, reproducciones sin número ha suscitado este artículo de Luis María Anson publicado en El Mundo. Lo reproducimos a continuación.



 El 23 de noviembre de 1992, acudí a la Clínica Universitaria de Pamplona para almorzar con Don Juan. Acompañaban al enfermo, Rocío Ussía y Teodoro de Leste. La mirada del hijo de Alfonso XIII, del padre de Juan Carlos I, me pareció idéntica a la que me dirigió cuando en el muro del Museo Antropológico de México leyó la frase profunda: “Estos toltecas eran ciertamente sabios. Solían dialogar con su propio corazón”. Pero aquellos ojos ensombrecidos eran ya los de un hombre por encima del bien y del mal, consciente de que se estaba muriendo.

 A lo largo de la dilatada conversación de sobremesa, se refirió Don Juan a Cataluña. Utilizaba todavía el título de soberanía de Conde de Barcelona y amaba profundamente aquella región de España. Acababa de conceder en Diario de Navarra una entrevista a mis compañeros Javier Errea y Santy Mendive. Gran exclusiva. Juan III les dijo: “Veo a España mal, algo desgarrada y con su unidad amenazada”. En un excelente artículo, José Ignacio Palacios acaba de recordar esas palabras anticipadoras de Don Juan. Veinticinco años antes de lo sucedido en la Cataluña del expresidente felón Carlos Puigdemont, del pobre Arturo Mas y de la taimada Carmen Forcadell, Don Juan anticipó lo que iba a ocurrir y de ello me habló con dolorida extensión.

 El 14 de marzo de 1945, el entonces Jefe de la Casa Real Española y Rey de derecho de España hizo público su célebre manifiesto condenando el régimen totalitario del general Franco y proponiendo una Monarquía parlamentaria, como la de Noruega o Dinamarca, que devolviera al pueblo español la soberanía nacional secuestrada en 1939 por el Ejército vencedor de la guerra incivil. Demasiada anticipación. Había Franco para rato. Pero treinta años después, el hijo de Juan III estableció en España exactamente la Monarquía defendida por su padre desde su largo exilio inacabable.

 Si en 1992 se hubiera atendido la preocupación de Don Juan y lo que sus palabras a Diario de Navarra significaban, se podrían haber tomado las medidas necesarias para evitar la atrocidad que hemos vivido y estamos padeciendo. A todos los Gobiernos de la democracia les corresponde la responsabilidad de haber descuidado a Cataluña, y de forma especial a Zapatero y sus ocurrencias, y también a la pasividad de ese Rajoy arriólico del “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico”.

 Luis María ANSON
 de la Real Academia Española

lunes, 4 de diciembre de 2017

El juez deja en prisión a Junqueras, los 'Jordis' y Forn

A UNAS HORAS DEL INICIO DE LA CAMPAÑA

El magistrado ha comunicado su decisión a los abogados que estaban citados a las nueve de la mañana de este lunes.


Furgones en la puerta del Supremo.

 (EFE) BEATRIZ PARERA

 El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha decidido este lunes dejar en prisión al exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, el exconseller de Interior, Joaquim Forn y los presidentes de la ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart tras escuchar el pasado viernes sus argumentos para recuperar la libertad a unas horas del inicio de la campaña. El magistrado deja en libertad al resto de exconsejeros a los que impone una fianza de 100.000 euros. En un auto de 25 páginas, el magistrado apuntala el delito de rebelión contra el Govern y los presidentes de la asociaciones soberanistas.

 Una vez que las depositen, el magistrado les impone comparecencias semanales en el TSJ de Cataluña o en el juzgado o tribunal de su conveniencia, prohibición de abandonar el país y retirada de pasaporte. El magistrado les advierte de que el incumplimiento de cualquiera de las obligaciones impuestas conllevaría su inmediato ingreso en prisión. El juez considera que no hay riesgo de fuga, pero aprecia riesgo de reiteración delictiva en el caso de las cuatro personas que mantiene en prisión.

 Al instructor de la causa por rebelión, sedición y malversación no le han valido las palabras de Junqueras en una comparecencia voluntaria en la que, no obstante, se negó a responder a la Fiscalía. Se limitó a acatar el 155 con reticencias y duras criticas a la decisión del Ejecutivo central de aplicarlo. También se refirió a que, desde sus convicciones políticas continuará trabajando para alcanzar la independencia ya que la Constitución es "flexible". 

En su auto, Llarena analiza los requisitos legales para acordar una medida de prisión, que en este caso concreto se han centrado especialmente en el riesgo de fuga y el de reiteración delictiva. En relación con el riesgo de fuga, Llarena lo descarta y considera que la situación de los exconsellers y de los lideres de ANC y Omnium es similar a la que apreció en el caso de los miembros de la Mesa del Parlament, en cuanto que su aportación al delito se situaría en principio en un plano de principalidad equivalente al que ofrecía el comportamiento de Carme Forcadell y también porque cuentan con un profundo arraigo personal, laboral y social, así como disposición para atender los llamamientos judiciales que se les han cursado hasta ahora. 

Sin embargo, respecto a la reiteración delictiva, el magistrado distingue entre la actuación de los miembros de la Mesa del Parlament, cuya aportación se limitó a desatender cuantas decisiones judiciales se habían dictado, y la actuación de los diez querellados, en los que el juez aprecia un juicio razonable de riesgo de reiteración delictiva, por la “"lesividad" que puede acompañar a la reiteración de sus aportaciones. El juez individualiza las actuaciones de los querellados y, en el caso de Junqueras, Forn, Sanchez y Cuixart, entiende que "sus aportaciones están directamente vinculadas a una explosión violenta que, de reiterarse, no deja margen de corrección o de satisfacción a quienes se vean alcanzados por ella". En ese sentido, recuerda varias actuaciones violentas como el "asedio" por decenas de miles de personas a una comisión judicial que registraba la Consellería catalana de Economía en Barcelona.

 "El riesgo de reiteración de sus conductas -añade el magistrado- impone a este instructor un mayor grado de rigor y cautela, a la hora de conjugar el derecho a la libertad de los investigados y el derecho de la comunidad de poder desarrollar su actividad cotidiana en un contexto despojado de cualquier riesgo previsible de soportar comportamientos que lesionen de manera irreparable, no sólo su convivencia social o familiar, así como el libre desarrollo económico y laboral, sino la propia integridad física".

 En estos cuatro investigados, concluye Llarena, el riesgo de reiteración delictiva "refleja la probabilidad de que puedan reproducirse actos con graves, inmediatas e irreparables consecuencias para la comunidad". El peligro, según el juez, no desaparece con la formal afirmación de que abandonan su estrategia de actuación y con la determinación judicial de evaluar su situación personal si sus afirmaciones resultan mendaces, "sino que exige constatar que la posibilidad de nuevos ataques haya efectivamente desaparecido, o que paulatinamente se vaya confirmando que el cambio de voluntad es verdadero y real". Contra el auto de Llarena se puede interponer recurso de reforma y apelación ante la Sala Segunda del TS. 

La Fiscalía reclamó que los diez acusados que ingresaron en prisión hace un mes -unas semanas más en el caso de los 'Jordis'- continúen en la cárcel ya que persiste tanto el riesgo de fuga como de reiteración delictiva. También argumentan los fiscales que se mantiene la posibilidad de destrucción de pruebas como demostró el episodio de octubre en el que miembros de los Mossos d' Esquada intentaron eliminar en una incineradora documentos "que pudieran ser comprometedores para los acusados".

JULIO IGLESIAS DE USSEL SOBRE EL CABALLO DESBOCADO DE LA FELICIDAD






Las redes sociales multiplicaron este artículo de Luis María Anson, publicado en la revista “El Cultural”. Lo reproducimos a continuación. 

 Julio Iglesias de Ussel ocupa un lugar destacado en el mundo intelectual español. Académico de Ciencias Morales y Políticas, catedrático de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, escritor de limpia prosa, autor de varios libros incuestionables, publica ahora, en colaboración con media docena de especialistas, La felicidad de los españoles. La Universidad, me dijo Das Gupta en lección peripatética sobre el césped de la Rabrindanath Tagore de Calcuta, consiste sustancialmente en la continuidad de la ciencia. El profesor universitario debe dedicar su mejor tiempo a la investigación. Y Julio Iglesias de Ussel deja una obra de investigación sociológica de ancha profundidad. 

 En colaboración con Rebeca de Juan, Mariano Rojas, Gayle Allard, Jesús M. de Miguel, José Atilano Pena, José Manuel Sánchez Santos, Francisco Mochón, Jorge Guardiola y Elena Cachón, el profesor Iglesias ha puesto en pie un ensayo cargado con un formidable equipaje de datos, cifras, encuestas y cuadros esclarecedores. La idea de Schweitzer de que la felicidad consiste en buena salud y mala memoria no cuadra con Iglesias Ussel, que aporta el recuerdo de largas experiencias y tenaces investigaciones. Cuando visité, auspiciado por el Father Jim, el padre Jiménez, la capital de Bután, Timbu, me sorprendió algo que se recoge en el libro: Jigme Singye, rey de aquel país diminuto y bellísimo, refugiado en las faldas del Himalaya, abdicó en su hijo Jigme Khesar, el cual, en 2006, menospreció el PIB, Producto Interior Bruto, y creó el FIB o Felicidad Interior Bruta. Y lo estableció bajo la idea del budismo hinayaniana: “La felicidad no consiste en tener mucho sino en desear poco”. 

 En este libro, La felicidad de los españoles, se ahonda en las cuestiones más diversas de nuestra vida social. Se desarrolla un estudio científico de la felicidad. Se compara la de España con la de los otros países europeos. Se analiza la situación económica y su repercusión en los niveles de felicidad. Se aborda la educación como generadora de satisfacción. Se destaca la importancia de la familia. Se desmenuza la situación laboral. Se relaciona la felicidad con el ambiente social y con las normas establecidas. Se pregunta si es posible mantenerse feliz en tiempos de crisis.

 Encuestas científicamente realizadas, sin connotaciones políticas ni exclusiones ideológicas, dan respuesta a todas estas cuestiones con conclusiones en muchos casos sorprendentes y aleccionadoras. No se tropieza el lector en este libro con situaciones personales, elucubraciones mentales, ligereza en las proposiciones. Todo son datos, cifras, estudios, investigaciones…

 En mi opinión, hay una espina entre tantas rosas. Al analizar la estructura y el cambio social, se llega a una conclusión que no comparto hacia la religiosidad católica. Mi experiencia me dicta lo contrario. Sobre todo en las clases desfavorecidas, el sentido espiritual y la práctica religiosa contribuyen a hacer más felices a las personas. Así lo indica Juan Pablo II en la Sollicitudo rei socialis. Y como afirma el profesor Helliwell, “las personas que tienen sentimientos religiosos son, por lo general, más felices que las no religiosas”. No importa el tipo de credo o religión que se practique. Sé que la experiencia personal significa poco ante los estudios sociológicos de investigación pero tal vez no estaría de más replantear el cauce por el que transcurren las preguntas y resolverlas en un tubo de ensayo diferente. El anillo de Polícrates significa siempre la ida y la vuelta. Hay que ser felices en voz baja, como enseña la palabra, el Verbo que se hizo carne y habitó entre nosotros.

 Gran libro, en fin, La felicidad de los españoles. Imprescindible para entender la realidad de la España actual después de cuarenta años de democracia pluralista plena. Las fantasías de otras épocas dictatoriales, en fin, nada tienen que ver con un ensayo como éste, construido desde la libertad y el rigor científico. 

 Luis María ANSON 
de la Real Academia Española

viernes, 1 de diciembre de 2017

JUNQUERAS DESCARGA UNA DESCOMUNAL BOFETADA SOBRE EL ROSTRO DE RAJOY




Mientras se baja los pantalones ante el juez Pablo Llarena, mientras canta la palinodia en do mayor, mientras rectifica todo lo que haya que rectificar para salir de la cárcel, Oriol Junqueras ha propinado a Mariano Rajoy una monumental bofetada: “ERC hará un recuento paralelo el 21-D porque el Gobierno prepara un pucherazo”.

 La España impecablemente democrática, con elecciones que nadie ha discutido, ha sido tratada por la ERC de Oriol Junqueras como una nación bananera. Acusar al Gobierno de preparar un pucherazo, imposible, por cierto, con el sistema de control que establece nuestra ley electoral, es la máxima agresión que podía sufrir ante el mundo Mariano Rajoy.

 Seguramente al presidente le entrará por un oído y le saldrá por el otro la acusación atroz de este dirigente catalán, que él sí, como cómplice de Puigdemont, fracturó la democracia en mil pedazos, primero en el Parlamento el 6 y 7 de septiembre y después en un referéndum que fue la apoteosis de la trampa y del más completo ejercicio antidemocrático.

 Por otra parte, lo que revela la decisión de Oriol Junqueras al organizar un recuento paralelo es el propósito de denunciar ante la opinión internacional un pucherazo que no va a existir pero que la posverdad, en el juego de las redes digitales, puede convertir en realidad para muchos y en muchos países. 


 Luis María ANSON 
de la Real Academia Española

miércoles, 29 de noviembre de 2017

A ANNA GABRIEL LE TIEMBLA HASTA EL FLEQUILLO




Creía la pobrecita que todo el monte era orégano. Que los despropósitos, los desplantes, las intemperancias, las provocaciones y las chulerías la mantendrían en el machito. Resulta que la CUP la ha cuestionado y que fiscales y jueces estudian su actuación pública en el intento de golpe de Estado perpetrado en Cataluña por Carlos Puigdemont y sus cómplices. Periodista Digital, el excelente diario que dirige Alfonso Rojo, ha pormenorizado la situación de Anna Gabriel, zarandeada por todos los costados: “Busca, según Periodista Digital, trabajo bien remunerado tras cepillársela la CUP”. 

 La proclamación de la República catalana el pasado 27 de octubre, saltándose la ley a la torera, ha abierto la investigación judicial sobre una serie de hombres y mujeres, algunos libres por el momento, encausados otros, prófugos los Puigdemont y sus cómplices, encarcelados los Oriol Junqueras y sus compinches, en libertad provisional Carmen Forcadell y sus colaboradores parlamentarios. Anna Gabriel se encuentra en los aledaños de la sedición. En cualquier momento el magistrado Pablo Llerena podría convocarla a declarar ante el Tribunal Supremo. A la pobre diputada le tiembla hasta el flequillo. Periodista Digital afirma que “podría acabar pronto entre rejas por bocazas y liosa”. 

 La mayor parte de los dirigentes secesionistas catalanes, contando con la debilidad arriólica de Mariano Rajoy, creían que podían decir y hacer lo que les viniera en gana. No han tenido en cuenta que España es un ejemplar Estado de Derecho y que, antes o después, el peso de la ley recaería sobre los que han infringido la Constitución. Para muchos observadores Anna Gabriel ha cometido presuntamente delito de sedición. La maquinaria de la Justicia, puesta en marcha, podría triturarla. 


 Luis María ANSON 
de la Real Academia Española

lunes, 27 de noviembre de 2017

Mariano: de ser ninguneado por el Madrid a pichichi español de las grandes ligas

El delantero de ascendencia dominicana acumula 10 goles en 14 partidos. 


Mariano Díaz suma y sigue. El delantero de origen dominicano marcó un nuevo tanto con el Olympique de Lyon en el partido que su equipo ganó 0-5 al Niza. Con este tanto, Mariano se convierte en el máximo goleador español de las grandes ligas.

 Mariano (Lyon/Ligue 1):10 goles 

Álvaro Morata (Chelsea/Premier):8 goles 

Rodrigo (Valencia/LaLiga): 7 goles Iago 

Aspas (Celta/LaLiga): 7 goles

 Ángel Rodríguez (Getafe/LaLiga): 6 goles

 Mikel Oyarzabal (Real Sociedad/LaLiga): 6 goles

 Mariano, salió del Real Madrid este verano por recomendación de Zinedine Zidane, exclusiva que dio el propio Mariano en @eselprimerpalo: "Yo me quería quedar pero Zidane me recomendó que saliera. Entonces decidí aceptar la propuesta del Lyon". 

 Una decisión que, con la marcha de Morata, cuesta comprender. En este inicio de temporada el Real Madrid ha echado mucho de menos la presencia de un killer de emergencia que pueda salir desde el banquillo para desatascar partidos. Mariano cumplía perfectamente ese rol.

 Los buenos números de Morata en el Chelsea –8 goles y 4 asistencias en los 12 partidos disputados este año en la Premier–, y de Mariano con el Lyon –10 goles en 14 encuentros– echan más leña al fuego. 

 La venta de Morata –el Madrid sacó cerca de 80 millones de euros– nadie la puede cuestionar desde el punto de vista económico. Pero, ¿por qué Zidane recomendó a Mariano que saliera? El Madrid vendió al delantero de origen domincano al Lyon por 8 millones de euros. 

 Tras el gran inicio de temporada del hispano-dominicano, corría el rumor de que el conjunto merengue aceptó vender por un precio tan bajo a Mariano ya que se guardaba una futura opción para poder recomprar al jugador. Una opción de recompra que no existe. El propio conjunto galo ha publicado un comunicado en el que niega esta información y recuerda los términos de la operación: 8 millones de euros más un 35% del montante total de una futura venta. 

 El Olympique de Lyon desea señalar que no hay una cláusula de recompra en la transferencia de Mariano Díaz, contrariamente a la afirmación de algunos medios españoles. Cualquier otra información que no sea la dada en el comunicado de prensa del Olympique de Lyon es por lo tanto errónea 

 ¿Por qué no incluyó el Madrid una cláusula de recompra y vendió a Mariano por un precio tan bajo? Quizás desde la dirección deportiva no veían al delantero de origen dominicano con nivel suficiente como para ser el '9' del Real Madrid y prefirieron subir el % de una futura venta (está fijado en un 35%), antes que incluir una opción para valorar su regreso. 

 Aun así, si el Lyon está dispuesto a vender al jugador y el Real Madrid quiere ficharlo, al conjunto merengue la operación le saldría mucho más barata que a otros equipos gracias a ese 35% del montante total de una futura venta que el conjunto galo debe abonar al Real Madrid.